viernes, 23 de agosto de 2019

Los penales y el VAR disminuyen a Cerro y lo obligan a una gran remontada

Cerro Porteño sucumbió en Buenos Aires y cayó por 2-0 ante un River Plate que encontró los goles en los penales y gracias al VAR, que jugó a favor del local. El Ciclón ahora depende de una gran remontada ante su pueblo en La Nueva Olla. La misión será dura, pero nada está dicho.

Cerro Porteño no pudo este jueves en el estadio Monumental de Núñez y cayó por 2-0 ante River Plate por la ida de los cuartos de final de la Copa Libertadores de América 2019.

Ignacio Fernández y Rafael Santos Borré, ambos de penal, anotaron los goles del equipo de Marcelo Gallardo, que si bien hizo un gran partido, se vio favorecido por el VAR, que cobró uno de los penales y dejó pasar otras situaciones que perjudicaban al vigente campeón continental.

La misión será dura, pero Cerro sabe que todo será posible. La revancha será el próximo jueves en Asunción.

El partido.
 El Ciclón la sacó barata en el primer tiempo en Buenos Aires. El equipo de Miguel Ángel Russo puso lo que puede poner, más nada. Al Ciclón le costó plasmar en la cancha un fútbol asociado de alto concepto como sí lo hizo el elenco local.

Cerro puso sacrificio, esfuerzo y dientes apretados en la marca, tratando de no dar mucho espacio de maniobrabilidad a un equipo que de tres cuarto de cancha para arriba juega de memoria, con mucha solvencia y confianza.

Las emociones llegaron tempraneramente. Sobre el minuto 3’, el árbitro peruano Víctor Carrillo sancionó, tras consultar con el VAR, un penal a favor del Millonario por una plancha de Joaquín Larrivey sobre Nicolás De la Cruz.

De la ejecución de la pena máxima se encargó Ignacio Fernández, que con un potente zurdazo cruzado le rompió el arco a Juan Pablo Carrizo y puso el 1-0 a favor del conjunto de Marcelo Gallardo.

A partir de ahí, River siguió buscando y tuvo al menos tres situaciones claras de gol para llegar a la segunda conquista, pero no concretó. El Ciclón se salvó.

Lo más interesante de Cerro llegó a los 39 minutos, cuando tras un centro de tiro libre de Federico Carrizo, Larrivey conectó de cabeza en el área pero su remate salió desviado.

El juez Carrillo ignoró un codazo de Milton Casco sobre Larrivey que debió ser expulsión directa. El VAR tampoco entró en acción.

Ofensivamente, el Ciclón pesó poco, sin capacidad de juego. La primera mitad en Buenos Aires se fue con la ventaja mínima para los argentinos.

En la complementaria, el equipo de barrio Obrero cambió su actitud y propuso otro juego. Los azulgranas entraron con todo y se llevaron por delante a River.

Y cuando mejor estaba Cerro, River llegó al gol, pero el tanto fue anulado por el VAR por una mano previa de Matías Suárez, que inicia la jugada.

Carrillo, que en el primer tiempo ya había obviado un codazo contra Larrivey, en la complementaria dejó pasar un codazo de Enzo Pérez contra el mismo Larrivey, que debía ser expulsión por doble tarjeta amarilla para el mediocampista de River.

Minutos después, River llegó al segundo. El árbitro no dudó en sancionar la pena máxima por una falta de Juan Pablo Carrizo contra Exequiel Palacios.
De la ejecución del penal se encargó Rafael Santos Borré, que de derecha, cruzado, puso el 2-0 para los millonarios.

Duro golpe para el Ciclón, que a
partir de ahí lo intentó, pero ya poco pudo hacer. El elenco argentino también tuvo chances para llegar al tercero, pero no concretó.

Los minutos pasaron y el pitazo final llegó. Fue triunfo por 2-0 para River. Dura misión ahora para los de barrio Obrero, que deberán hacerse fuertes en su casa y con su pueblo para lograr la remontada.

La revancha entre azulgranas y millonarios será el próximo jueves 29 de agosto desde las 18.15 horas en el estadio Gral. Pablo Rojas, popularmente conocido como La Nueva Olla. El que avance, medirá en semifinales al ganador de la llave entre Boca Juniors de Argentina y Liga de Quito de Ecuador.
Fuente: d10.com.py