sábado, 24 de agosto de 2019

Corea del Norte dispara al mar "misiles balísticos de corto alcance"

Corea del Norte disparó este sábado en dirección al mar lo que parecían ser dos misiles balísticos de corto alcance, tras prometer seguir siendo la mayor "amenaza" para Estados Unidos y tachar al secretario de Estado Mike Pompeo de "toxina".

Este fue el último de la serie de lanzamientos de misiles de corto alcance de prueba que llevó a cabo el país, dotado del arma atómica, en las últimas semanas, en protesta por los ejercicios militares conjuntos entre Estados Unidos y Corea del Sur, que Pyongyang considera un ensayo para la invasión de su territorio.

La última sesión de entrenamientos concluyó el martes.
"El ejército detectó dos proyectiles no identificados que se cree que serían misiles balísticos de corto alcance", dijo el Estado Mayor Conjunto de Corea del Sur el sábado en un comunicado.

Los misiles volaron unos 380 km y alcanzaron una altura de 97 km, antes de caer en el mar del Este, también conocido como mar de Japón.

"Nuestros militares están rastreando el movimiento en el Norte en caso de nuevos lanzamientos", añadió.

La presidencia surcoreana anunció que su Consejo Nacional de Seguridad se reunirá tras este último ensayo y expresó su "grave preocupación", señalando que Pyongyang realizó este disparo una vez que los entrenamientos militares conjuntos ya concluyeron.

"Los miembros del Consejo Nacional de Seguridad acordaron mantener los esfuerzos diplomáticos con la comunidad internacional para volver a llevar al Norte ante la mesa de negociaciones, junto a Estados unidos, para lograr el objetivo de una desnuclearización completa de la península de Corea".

Las autoridades japonesas también creen que Corea del Norte disparó "misiles balísticos", lo que violarías las resoluciones de la ONU.

"No puede pasarse por alto, sean cuales sean su tamaño y distancia", dijo ante la prensa el ministro japonés de Defensa, Takeshi Iwaya.

Un alto funcionario estadounidense dijo que Washington estaba vigilando la situación.

"Consultamos detenidamente a nuestros aliados japonés y surcoreano", añadió.

- "La mayor amenaza" -

Corea del Sur dijo que compartiría su información sobre los disparos con Japón, a pesar de que Seúl había anunciado a principios de semana que concluiría estos intercambios, en medio de una creciente tensión diplomática y comercial con su vecino.

Las conversaciones entre Pyongyang y Washington sobre la cuestión nuclear del Norte están bloqueadas desde la segunda cumbre entre el líder norcoreano, Kim Yong Un, y el presidente estadounidense, Donald Trump, celebrada en febrero en Hanói y que concluyó sin un acuerdo sobre la desnuclearización del Norte y el levantamiento de las sanciones.

Los dos mandatarios volvieron a encontrarse en junio en la Zona Desmilitarizada (DMZ) entre las dos Coreas y acordaron reanudar las conversaciones, algo que aún no ocurrió.

A principios de semana, el enviado especial de Estados Unidos para Corea del Norte, Stephen Biegun, quien lidera la preparación de las conversaciones, aseguró desde Seúl que Washington está "preparado para iniciar las negociaciones" en cuanto tenga noticias de Pyongyang.

Pero el viernes, el Norte prometió "seguir siendo la mayor 'amenaza' para Estados Unidos" si Washington mantiene las sanciones, según un comunicado del ministro de Relaciones Exteriores, Ri Yong Ho.

Ri también lanzó un mordaz ataque contra el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, al que tachó de "toxina intransigente", después de que el diplomático norteamericano dijera que Estados Unidos mantendrá las sanciones "más duras" contra el Norte hasta que este se deshaga de su arsenal nuclear.
Fuente: AFP