jueves, 11 de julio de 2019

Trump amenaza con aumentar las sanciones a Irán, que habría intentado detener un buque

El presidente estadounidense, Donald Trump, prometió este miércoles que las sanciones de su país contra Teherán "se incrementarán pronto, sustancialmente", mientras barcos armados iraníes presuntamente intentaron detener a un petrolero británico en aguas del Golfo.

Las amenazas de Trump, vía Twitter, ocurrieron mientras el enviado especial del presidente francés Emmanuel Macron se reunió con el presidente iraní, Hasan Rohani, al final de una jornada de discusiones en Teherán para intentar salvar el acuerdo de 2015 sobre el programa nuclear iraní y aliviar las tensiones entre Estados Unidos y la República Islámica.

Estados Unidos se retiró unilateralmente en mayo de 2018 del acuerdo nuclear, y restableció sanciones económicas contra Irán. Así, el pacto, suscrito también por Alemania, China, Francia, Reino Unido y Rusia, parece en peligro.

Las tensiones entre Irán y Estados Unidos han escalado en las últimas semanas: Washington acusó a Teherán de varios ataques contra buques petroleros y el derribo de un dron estadounidense.

El miércoles, barcos armados iraníes intentaron detener a un petrolero británico en las aguas estratégicas del Golfo, pero fueron rechazados por una fragata de la Royal Navy británica, afirmó CNN, citando dos funcionarios estadounidenses.

Un avión estadounidense filmó el incidente, que concluyó cuando la fragata británica HMS Montrose -que escoltaba al petrolero- apuntó sus armas hacia los barcos iraníes y los conminó a alejarse, con éxito, señaló la cadena.

Rohani había advertido a Londres que su decisión de detener a un petrolero iraní en costas de Gibraltar la semana pasada tendría "consecuencias".

El Grace 1 fue interceptado el jueves en ese territorio bajo control británico tras una operación que Irán calificó de acto de "piratería" en alta mar.

- No "bajo presión" -

El enviado de Macron, Emmanuel Bonne, se reunió con Rohani, quien declaró que Irán "siempre había dejado la puerta abierta a la diplomacia y el diálogo", y que el objetivo seguía siendo "la aplicación integral" del acuerdo, agregó la presidencia iraní.

La misma fuente señaló que Rohani agregó que Irán esperaba que las otras partes "apliquen por completo sus compromisos".

En mayo Irán anunció que dejaría de respetar varios compromisos del acuerdo para presionar a los otros países firmantes a que le ayuden a evitar las sanciones de Washington, que afectan gravemente a sus sectores petrolero y financiero.

Trump acusó a Irán de enriquecer uranio "desde hace tiempo en secreto" y prometió que las sanciones contra Teherán "se incrementarán pronto, sustancialmente".

"Bajo presión no es posible ninguna negociación", declaró de su lado el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohamad Javad Zarif, antes de reunirse con Bonne, exhortando a "los europeos" a "resolver el problema" provocado por la salida de Estados Unidos del acuerdo.

- "Puerta abierta a la diplomacia" -

La decisión de Washington privó a la República Islámica de los beneficios que esperaba de ese pacto, como un alivio de las sanciones internacionales en su contra.

Teherán descarta de manera categórica renegociar el acuerdo como pretende Trump, y se niega a ponerse en contacto con Estados Unidos hasta que no anule las sanciones impuestas desde agosto de 2018.

Además de entrevistarse con Zarif y Rohani, el emisario francés se reunió con el almirante Ali Shamkhani, secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional iraní.

Su misión era "intentar abrir el espacio de discusión para evitar una escalada no controlada, o incluso un accidente", según explicó el martes el ministro francés de Exteriores, Jean-Yves Le Drian.

- "Violaciones leves" -

Irán superó a comienzos de julio sus reservas de uranio poco enriquecido por encima del límite impuesto por el acuerdo (300 kg).

El lunes anunció que empezó a enriquecer uranio a más del 4,5%, por encima del límite fijado en el acuerdo (3,67%) y amenazó con tomar nuevas medidas en "60 días" si sus demandas no son satisfechas.

Estos niveles están lejos del 90% necesario para la fabricación de una bomba atómica, pero debilita aún más el acuerdo.

En un comunicado conjunto, los cancilleres de Francia, Reino Unido y Alemania, así como de la Unión Europea, urgieron el martes a Teherán a "revertir" sus actividades y "volver al pleno cumplimiento" del acuerdo "sin demora".

A pedido de Washington, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) se reunió en Viena para analizar las recientes decisiones de Irán.
El encuentro permitió a los países europeos reiterar su deseo de que Teherán respete sus obligaciones.

La embajadora estadounidense, Jackie Wolcott, acusó por su parte a Irán de proceder a un intento de "extorsión nuclear".

"Es tristemente irónico que esta reunión haya sido organizada a pedido de Estados Unidos, el régimen que ha originado la situación actual", consideró de su lado el embajador de Irán, Kazem Gharib Abadi.

Para el representante ruso, Mijail Ulianov, "en primer lugar, Estados Unidos debe abandonar sus intentos de imponer un embargo petrolero a Teherán".
Fuente: AFP