miércoles, 17 de julio de 2019

Ayuda a la Iglesia Necesitada lanza dos nuevas campañas por los cristianos sirios

Siria sigue en guerra. Tal vez los focos mediáticos ya no están puestos en este conflicto que se arrastra desde el año 2011 y que atrajo la atención mundial con el auge del grupo terrorista Estado Islámico y la proclamación de un califato que pretendía extenderse por gran parte del mundo, pero los actos de violencia se siguen produciendo.

Esta misma semana, el párroco católico de la localidad siria de Alepo afirmaba que los misiles siguen cayendo sobre la ciudad y mostraba su preocupación por el futuro de la comunidad cristiana en el país.

Por ello, la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada lanzó una nueva campaña de recogida de fondos para ayudar a los cristianos sirios.

“En Siria la guerra todavía no ha terminado, el terrorismo aún no ha sido derrotado y nuestros hermanos tienen más ayuda que nunca de nuestra ayuda”, aseguró Alessandro Monteduro, director de Ayuda a la Iglesia Necesitada.

Los fondos recaudados se destinarán a dos proyectos. El primero tendrá lugar en Alepo, la ciudad que simboliza el sufrimiento del pueblo sirio después de haber padecido un cruento asedio que duró desde 2012 hasta 2016.

En esos años, Alepo pasó a ser la segunda ciudad de Siria y su principal centro económico e industrial, a una ciudad en ruinas y casi deshabitada. En concreto, el proyecto de Ayuda a la Iglesia Necesitada tiene como objetivo la obtención de víveres para distribuir entre las familias cristinas más pobres y permitirles el acceso a gas y otros combustibles para los generadores de electricidad.

Con una ayuda de 50 euros, una familia de 4 personas de Alepo podrá alimentarse durante una semana. Con una contribución de 100 euros, la misma familia recibirá, además de los alimentos, acceso a luz y gas.

El segundo proyecto se desarrollará en Damasco y tiene como objetivo la compra de medicinas, muchas de ellas muy caras, para cristianos enfermos.

Este proyecto es una petición personal del Patriarca greco-melquita Youssef Absu, quien señaló que sin esta ayuda no podrán ayudar a muchos cristianos enfermos que deben recibir su tratamiento a domicilio. Con una donación de 150 euros, se garantiza a un enfermo el acceso a medicinas durante 3 meses.

Desde el inicio de la guerra en 2011 y hasta el año 2018, Ayuda a la Iglesia Necesitada donó a las Iglesias locales de Siria cerca de 30 millones 400 mil euros. En muchas áreas en las que la seguridad está garantizada, ya se ha iniciado el proceso de reconstrucción con la rehabilitación de iglesias y casas de familias cristianas destruidas por la guerra.
Fuente: aciprensa.com