lunes, 1 de julio de 2019

A falta de acuerdo, la UE suspende su cumbre sobre altos cargos hasta el martes

La cumbre sobre el reparto de altos cargos de la Unión Europea entre los dirigentes, reunidos desde el domingo en Bruselas, fue suspendida hasta el martes por la mañana, ante la manifiesta dificultad a la hora de alcanzar un compromiso.

Tras una noche en blanco, el portavoz del presidente del Consejo Europeo, Donald Tursk, anunció el lunes por la mañana que la cumbre quedaría suspendida hasta el martes a las 11H00 (09H00 GMT).

Anteriormente, los diplomáticos europeos tampoco se habían mostrado muy optimistas, si bien parecía perfilarse un principio de acuerdo sobre quién deberá ponerse al frente de la Comisión Europea.

- "Fuerte consenso" -

"Existe un fuerte consenso sobre el socialdemócrata Frans Timmermans pero la situación es muy volátil", dijo un diplomático europeo.

El compromiso actual sobre la mesa prevé la designación del socialdemórata holandés para la presidencia de la Comisión Europea y la de la búlgara Kristalina Georgieva, del Partido Popular Europeo (PPE, derecha) para la presidencia del Consejo Europeo, indicaron a la AFP varias fuentes europeas.

Sin embargo, además de algunos líderes del PPE, Timmermans enfrenta el rechazo de los mandatarios de Polonia, Hungría y República Checa, que no lo consideran como "un candidato de compromiso", sino como "un candidato muy divisivo [que] no entiende Europa central", según el polaco Mateusz Morawiecki.

En su punto de mira están los procedimientos de infracción abiertos por la Comisión contra estos países, especialmente por su rechazo a respetar las cuotas del reparto de refugiados, y, en el caso de Polonia, el procedimiento abierto por su controvertida reforma judicial.

Pero estos tres países únicamente no podrían bloquear solos la designación del socialdemócrata, pero, junto a otros países, podrían comprometer su nombramiento, que necesita al menos 21 de los 28 mandatarios, cuyos países representen el 65% de la población del bloque.

También se plantea la opción de nombrar a un liberal como jefe de la diplomacia europea, que podría ser el belga Charles Michel o la danesa Margrethe Vestager, agregó una fuente europea.

Otra fuente mencionó la posibilidad de nombrar a Vestager, actual comisaria europea para la Competencia, como vicepresidenta en la Comisión, junto a Timmermans.

La presidencia del Parlamento Europeo, cuyo mandato dura dos años y medio, podría compartirse entre el PPE, con su candidato alemán Manfred Weber, y los liberales.

Tras dos años y medio, Weber podría dejarle su puesto a un liberal, eventualmente el belga Guy Verhofstadt, según esas fuentes.
Esta opción podría contentar a unos y otros.

Por otro lado, fuentes del PPE indicaron a la AFP que Weber estaba dispuesto a apoyar el nombramiento del candidato socialdemócrata, Frans Timmermans, a cambio de obtener la presidencia de la Eurocámara para él y la presidencia del Consejo Europeo para su familia política.

Los liberales, tercera fuerza en el Parlamento Europeo, y que en principio reclamaban la presidencia del Consejo, habrían rebajado sus exigencias, renunciando a ese puesto y tomando, en su lugar, el cargo de jefe de la diplomacia europea.

- ¿Hacia el 15 de julio? -

De no llegar a un pacto, los líderes podrían verse de nuevo el 15 de julio, según fuentes diplomáticas, pero se exponen a dejar las riendas del reparto de altos cargos a la Eurocámara, que escoge a su presidente el próximo miércoles.

Aunque no corresponde a los líderes escoger al líder del Parlamento Europeo, este cargo cuenta en la designación por los mandatarios de los jefes de la Comisión y del Consejo, así como de la diplomacia europea, que deben respetar equilibrios geográficos, políticos y de género.

Los líderes, que también deben escoger al próximo presidente del Banco Central Europeo (BCE), se verían más limitados a partir del 3 de julio en su elección del sucesor del luxemburgués Jean-Claude Juncker al frente de la Comisión, cargo para el que la Eurocámara también tiene una exigencia.

Los eurodiputados, que deben validar la elección de los mandatarios, exigen que el candidato a presidir la Comisión designado haya liderado a su familia política durante los comicios europeos, una condición que cumplen Weber, Timmermans y, para algunos, la liberal danesa Margrethe Vestager.
Fuente: AFP