martes, 9 de octubre de 2018

Arzobispo pide encomendar el Sínodo de los jóvenes a la Virgen María

El Arzobispo de Morelia en México, Mons. Carlos Garfias, invitó a los fieles a encomendar a la Virgen María el Sínodo de los Obispos sobre los jóvenes.

En conferencia de prensa este 7 de octubre, Mons. Garfias pidió “encomendar a María este camino –Sínodo–, en el que la Iglesia se interroga sobre cómo acompañar a los jóvenes a acoger la llamada a la alegría del amor y a la vida en plenitud”.

“Ella, joven mujer de Nazaret, que en cada etapa de su existencia acoge la Palabra y la conserva, meditándola en su corazón, y que fue la primera en recorrer este camino”, señaló.

La XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, dedicada a los jóvenes y el discernimiento vocacional, se realiza del 3 al 28 de octubre. En el Sínodo participan cinco obispos mexicanos: el Cardenal Carlos Aguiar, Arzobispo Primado de México; Mons. Héctor Luis Morales, Obispo de Netzahualcóyotl; Mons. Jaime Calderón, Obispo de Tapachula Mons. Juan Armando Pérez, Obispo Auxiliar de Monterrey; y Mons. Jorge Cuapio, Obispo Auxiliar de Tlanepantla.

El Arzobispo de Morelia expresó también su deseo de “que cada joven pueda descubrir en la vida de María el estilo de la escucha, la valentía de la fe, la profundidad del discernimiento y la dedicación al servicio”.

“Que en sus ojos cada joven pueda redescubrir la belleza de la fe y del discernimiento, en su corazón puede experimentar la ternura de la intimidad y la valentía del testimonio y de la misión”.

El Prelado mexicano destacó que a través del Sínodo “la Iglesia quiere reiterar su deseo de encontrar, acompañar y cuidar de todos los jóvenes, sin excepción”.

“No podemos ni queremos abandonarlos a las soledades y a las exclusiones a las que el mundo les expone. Que su vida sea experiencia buena, que no se pierdan en los caminos de la violencia o de la muerte, que la desilusión no los aprisione en la alienación”, señaló.

Mons. Garfias subrayó que este acompañamiento a los jóvenes “exige salir de los propios esquemas pre confeccionados, encontrándolos allí donde están, adecuándose a sus tiempos y a sus ritmos; significa también tomarlos en serio en su dificultad para descifrar la realidad en la que viven y para transformar un anuncio recibido en gestos y palabras”.
Fuente: aciprensa.com