martes, 10 de julio de 2018

Reliquias de la santa vidente del Sagrado Corazón llegan a la Catedral de México

Las reliquias de Santa Margarita María Alacoque, vidente del Sagrado Corazón de Jesús, llegarán a la Catedral Primada de México este jueves 12 de julio.

Las reliquias, que recorren México desde mediados de junio hasta el 4 de septiembre, permanecerán en la Catedral Primada para la veneración de los fieles el 12 de julio desde las 8:30 a.m. (hora local) hasta las 3:00 p.m.
Se trata de dos huesos -una clavícula y una costilla de la santa-, así como un pedazo de cerebro incorrupto y una rosa de oro obsequiada por San Juan Pablo II.

En declaraciones para ACI Prensa, el P. José de Jesús Aguilar, director de Arte Sacro de la Arquidiócesis de México, señaló que “la visita de las reliquias de Santa Margarita María Alacoque darán a los fieles la oportunidad de conocer más de cerca la vida de la santa, la devoción al Sagrado Corazón de Jesús. Pero, sobre todo, esforzarse más para cumplir la voluntad de Dios”.

Explicó que las reliquias serán recibidas a las 8:30 a.m. y “estarán presentes en la Misa Capitular de las 9:30”.

“Posteriormente, podrán venerarse en el Altar del Perdón hasta las 3:00 p.m. Mientras tanto, en el mismo altar, a las 11:20 a.m. habrá una catequesis sobre el Sagrado Corazón de Jesús, Santa Margarita y la importancia de las reliquias”.

A las 2:00 p.m. se realizará una hora santa con la presencia de las reliquias, señaló.

Además, desde las 10:30 a.m. hasta las 3:00 p.m. “se estará administrando el Sacramento de la Reconciliación”.

El P. Aguilar explicó que “las principales catedrales del mundo cuentan con reliquias de santos y santas, especialmente de mártires. La de México tiene una capilla especial donde se conservan más de 150 en hermosos relicarios y, además, en ocasiones especiales recibe algunas reliquias que visitan el país”.
La palabra reliquia, explicó el sacerdote mexicano, proviene del latín “reliquia”, “cuyo significado es ‘lo que queda’” y “se utilizaba para hablar de los restos mortales de una persona, fuera el cuerpo completo o una de sus partes”.

“El cristianismo utilizó especialmente esta palabra para hablar de los restos de los santos, como el caso de San Pedro, de San Pablo y de otros mártires. Posteriormente la palabra reliquia tuvo un contexto más amplio, pues se aplicó a objetos utilizados por nuestro Señor Jesucristo, la Virgen María o los santos”.

El director de Arte Sacro de la Arquidiócesis de México explicó que “poco a poco las reliquias se fueron distinguiendo entre sí por su tipo o procedencia”.
Así, una reliquia de primer grado es “el cuerpo completo de los santos o cualquiera de sus partes como cráneo, huesos, cabello, piel o cenizas”.

Las reliquias de segundo grado son “los objetos especiales que los santos utilizaron en vida, tales como la túnica o el hábito, incluyendo instrumentos de tortura y martirio”.

Mientras que los “fragmentos pequeños de tela, generalmente de seda, que son tocados a una reliquia de primer grado” se consideran “reliquias de tercer grado”.

“La confianza en el valioso ejemplo y testimonio de vida, así como su intercesión, propició que los fieles comenzaran a venerarlos, darles culto y sentir aprecio por sus reliquias”, destacó.
Fuente: aciprensa.com