miércoles, 11 de abril de 2018

El negociador de la UE para el Brexit invita al Reino Unido a continuar en el mercado único

Reino Unido puede todavía cambiar de opinión y decidir continuar en el mercado único europeo y en la unión aduanera antes del final del período de transición, en diciembre de 2020, aseguró el negociador europeo para el Brexit, Michel Barnier, en una entrevista con medios europeos.

"Si los británicos desean modificar sus líneas rojas, nosotros modificaremos las nuestras en consecuencia", indicó Barnier en la entrevista publicada este miércoles por el diario belga Le Soir y otros cinco medios europeos.

Londres anunció su intención de abandonar el mercado único, lo que le permitiría mantener el control de la libre circulación de ciudadanos europeos en su territorio, uno de los pilares de este espacio blanco de las críticas de los partidarios del Brexit.

Sin embargo, Barnier consideró "posible" un eventual cambio de opinión de los británicos, quienes abandonarán la UE a finales de marzo de 2019, aunque continuarán formando parte de esos dos espacios económicos y comerciales hasta el 31 de diciembre de 2020.

Las actuales líneas rojas de Londres sólo permiten por el momento una futura relación comercial entre Reino Unido y sus todavía 27 socios basada en un tratado de libre comercio como el de Canadá.

De continuar en el mercado único europeo, el modelo podría ser el de Noruega que tiene acceso al mercado interior europeo a cambio de contribuir económicamente a su desarrollo y respetar sus cuatro libertades, entre ellas la de circulación.

Las negociaciones entre Bruselas y Londres siguen su curso. A pesar de los acuerdos iniciales sobre las condiciones del divorcio y del período de transición, los negociadores tienen varios puntos todavía por resolver, entre ellos la situación en Irlanda del Norte.

Ambas partes desean evitar la creación de una frontera física entre la provincia británica de Irlanda del Norte y su vecina del sur Irlanda, país miembro de la UE, con el objetivo también de preservar el Acuerdo de Viernes Santo de 1998.

Y, en este punto, para Barnier, el problema viene también de la decisión de Reino Unido de abandonar no sólo la UE sino también "el mercado único y la unión aduanera", algo que no era obligatorio.

En otro punto espinoso, Gibraltar, el negociador europeo reiteró que los acuerdos entre Londres y Bruselas no se aplicarán a este enclave británico reivindicado por Madrid sin el visto bueno previo del gobierno español.

El "período de transición no se aplicará a Gibraltar si no hay previamente un acuerdo bilateral entre España y Reino Unido sobre ciertas cuestiones bilaterales", como la gestión del aeropuerto gibraltareño o puntos en materia fiscal, indicó Barnier en la entrevista publicada por el diario español El Español.
Fuente: AFP