martes, 3 de abril de 2018

Cofundador de 40 Días por la Vida se convierte al catolicismo en Pascua

David Bereit, considerado un héroe defensor de la vida en Estados Unidos, cofundador y ex CEO de 40 Days for Life (40 Días por la Vida), ingresó en la plena comunión con la Iglesia Católica durante la Vigilia de Pascua 2018, tras su conversión del presbiterianismo.
Después de años de oración, discernimiento, y mucha lucha con Dios, fui recibido en plena comunión con la Iglesia Católica en la Vigilia Pascual de anoche, con Margaret (esposa) como mi madrina, Patrick como acólito (hijo), y Claire (hija), además de la madre de Margaret, Helen, y otros queridos amigos”, dijo David en un testimonio compartido en redes sociales el 1 de abril.

David se convirtió en un férreo defensor de la vida del niño por nacer luego de que la multinacional del aborto, Planned Parenthood, anunciara que construiría en 1998 su primera clínica de abortos en su ciudad natal, Texas.  
En aquel tiempo Planned Parenthood reconoció la efectividad de los esfuerzos de David, calificando a Texas como “el lugar más antiaborto en la nación”, luego de reunir a 60 iglesias y miles de personas para una coalición de base local en la región.

Más adelante, David lideraría la primera campaña de 40 Días por la Vida en College Station, Texas.

En 2005 David se mudó a la capital, Washington D.C., donde se desempeñó como director ejecutivo de American Life League y director nacional de Stop Planned Parenthood, hasta que se le pidió que dirigiera 40 Días por la Vida.

Este sábado 31 de marzo, en la Vigilia Pascual de la St. Mary of the Immaculate Conception Roman Catholic Church del estado de Virginia, David ingresó al seno de la Iglesia tras luchar, como él sostiene, con “muchas preguntas, conceptos erróneos y desconexiones en el camino”.

Desde pequeño profesó su fe en la Iglesia presbiteriana. No obstante, lleva casado con su esposa Margaret, quien es católica, hace 25 años. Juntos asistían desde la etapa de enamoramiento (hace 28 años) a la Santa Misa semanal e ininterrumpidamente.

“Cuando mi madre estaba viva, siempre nos dijo a mi hermano y a mí, ‘no importa de qué raza sea la persona con la que te casas, solo asegúrate de que ambos compartan la misma fe’”, sostiene David en su testimonio.

Tras recibir el sacramento del Bautismo este fin de semana, aseguró que en su etapa de discernimiento ha buscado “aprender continuamente y crecer a través de la oración, estudiando las Escrituras, la teología y la historia de la Iglesia, leyendo y buscando consejos sabios”.

“A lo largo de mi vida también he estado rodeado por muchos cristianos católicos maravillosos, cuyo fiel y amoroso testimonio me han inspirado continuamente y me han atraído, sobre todo el bello ejemplo vivido por mi increíble esposa y maravillosos hijos”, aseguró el líder provida.

Aseguró que “este viaje”, como denomina su período de conversión, profundizó su aprecio “por una maravillosa educación cristiana, mis años de experiencias dentro de la Iglesia presbiteriana, el tiempo que estuve involucrado con los ministerios evangélicos mientras estaba en la universidad, y la bendición de llegar a trabajar y orar junto a las muchas partes diferentes del cuerpo de Cristo en mis más de 15 años de trabajo provida”.

En septiembre de 2017, luego de experimentar una hora de adoración Eucarística, decidió asistir a la catequesis para adultos.

Por tal motivo, asegura que la Cuaresma de este año tomó un sentido profundo para él “mientras rezaba y ayunaba más intensamente que nunca”.
“Ahora estoy lleno de alegría y estoy en plena paz sobre este próximo paso en mi vida de fe”, aseguró David.

Finalmente, dijo que si bien esta noticia puede llegar a ser una sorpresa, nada ha cambiado acerca de su “amor, aprecio y deseo de servir a todo el cuerpo de Cristo”.

“Gracias a todos cuyas oraciones, aliento y apoyo me han ayudado tanto a lo largo del camino. Que tengáis una Santa Pascua. Jesucristo, nuestro Salvador, ha resucitado hoy. ¡¡¡Aleluya!!!”, concluyó.
Fuente: aciprensa.com