lunes, 28 de agosto de 2017

Guaraní sufre, triunfa y se pone a uno del General Díaz

En un partido emotivo, Guaraní se quedó con el triunfo 3-2 sobre Nacional en el torneo Clausura. El juego tuvo muchas matices, pero al final Ismael Reyes permitió el festejo local con el que el Indio se pone a uno de la punta.


Guaraní se impuso 3-2 a Nacional en un partido entretenido y emotivo disputado este domingo en Dos Bocas. Rodrigo Bogarín e Ismael Reyes empujaron al equipo que alcanza la segunda posición en el torneo Clausura. Juan Manuel Salgueiro igualó el juego en dos ocasiones desde el punto penal.

El partido: El inicio en Dos Bocas fue dinámico, aunque con pocas situaciones claras y recién pasado los 21' los arqueros tuvieron algo de trabajo. Rodrigo Bogarín, con un disparo colocado, inquietó a Santiago Rojas.

Luego, Nacional tuvo dos situaciones seguidas, primero con Jonathan Santana y posteriormente con Villagra, pero en ambas acciones faltó precisión en la definición.

A los 29' minutos el juego fue interrumpido por el juez Eber Aquino por falta de energía para alimentar las torres de luz del Rogelio Livieres. Tras 11 minutos de espera, se reanudó el compromiso.

En una reposición luego de una falta, Fidencio Oviedo fue vivo, jugó rápido y Rodrigo Bogarín, antes que la defensa reaccione, sacó un gran remate, preciso, que hizo estéril la volada de Santiago Rojas. Con este golazo, el Legendario se llevó una ventaja al final del primer tiempo.

En la reanudación, Nacional igualó el lance a través de un penal sancionado por el árbitro Aquino por una mano dentro del área de Luis Cabral. Juan Manuel Salgueiro, no desperdició la ocasión y convirtió el 1-1 sobre los 51'.

La igualdad duró poco, ya que 4 minutos más tarde, un inspirado Rodrigo Bogarín volvió a dar muestra de su excelente pegada y con un gran disparo al ángulo izquierdo de Rojas, inclinó de nuevo el tablero a favor del Indio.

Sobre los 80' el cuadro dirigido por Roberto Torres perdió un hombre por la expulsión de Villagra. El delantero ya estaba amonestado, pero en una acción le puso brazo en el rostro de su rival y vio la segunda tarjeta.

El partido ya se iba, pero Luis Cabral volvió a regalar un penal a su rival con una mano dentro del área que Salgueiro transformó en gol cuando corrían 85 del encuentro.

Todo hacía pensar que el resultado final sería el empate, pero ahí apareció Ismael Reyes para convertir el tercero legendario y desatar la locura de los hinchas en Dos Bocas.
Fuente: d10.com.py