miércoles, 5 de abril de 2017

Nacional no puede con la jerarquía de Cruzeiro y cae en Belo Horizonte

En el estadio Mineirao, un gol tempranero de Nacional sorprendió a todo Belo Horizonte. No obstante, el Cruzeiro hizo gala de su jerarquía y forzó la vuelta del marcador (2-1) en el estreno de ambos por Copa Conmebol Sudamericana. Sabor amargo para el gran trabajo, en la ocasión, del equipo Tricolor.
 A pesar de su bajo rendimiento en el campo local, en la tierra del fútbol, la Academia del "Tiburón" Torres se plantó bien en el inicio de la cita copera. De hecho, a los 4', Jonathan Santana adelantaría a su equipo con un lindo cabezazo, producto de una anticipación en el área local que logró sorprender a todos.

Golpeado por el casi maleducado arranque del cuadro paraguayo, el poderoso Cruzeiro apeló a la fuerza y el empuje. Así fue ganando terreno y sobre  los 26', el experimentado Thiago Neves hizo la individual, giró de Jacquet, y disparó para vencer con un tiro rasante a la resistencia de Giménez, el guardametas tricolor.

De tal manera, los dirigidos por Mano Menezes lograban equilibrar las cosas en Belo Horizonte.  

Posteriormente la visita sufrió de dos cambios prematuros. Miguel Paniagua y Adam Bareiro, de importante comienzo, tuvieron que abandonar el campo por sendas lesiones. El segundo sufrió una fuerte contusión en la cabeza, cuando al minuto 36 obligó una atlética reacción de portero Rafael. Sin éxito impactó el cráneo con el de un rival y no pudo seguir en campo.

Por su parte, en el día de su cumpleaños, Francisco "el Gato" García fue el mejor jugador de la primera etapa.

A la vuelta de los vestidores, el estratega brasilero soltaría a la bestia. Su fornido goleador, Ramón Wanchope Ábila, saltó al campo y transcurriendo los 66' del segundo tiempo, dio vuelta el marcador.

El atacante, haciendo gala de su jerarquía, soportó la marca de Robert Servín, dribló al portero en el mano a mano, y definió casi con el arco libre. Estalló con ello el delirio de la Torcida que a grito pelado acompañó el repunte azul.

En adelante, el Cruzeiro siguió intentando. En frente encontró a un Nacional que comparándose con sus presentaciones en el torneo casero jugó bastante mejor, aunque indudablemente sufre en la defensa y aun más en la inseguridad que inoportunamente muestra su portero.


De todas formas, con su limitaciones, el equipo de Barrio Obrero mereció por lo menos el empate. Como una buena, consiguió un gol en condición de visitante, tanto que le sirve para seguir con vida y deja la serie abierta. Habrá que lavarse la cara, levantarse y seguir, pues la  historia se definirá recién el próximo 10 de mayo en Asunción.
Fuente: d10.com.py