martes, 17 de enero de 2017

Criadazgo: El país tiene la tasa de inversión social más baja de la región

La Directora de Global Infancia, Marta Benítez explicó que el criadazgo es una práctica que se arrastra desde la época de la colonia. Que es una institución que las familias campesinas usan para la supervivencia. Consiste en que las pobres familias entregan a sus hijos a otras familias, a cambio de que por techo y comida, el menor “ayude” con las tareas de la casa. Bajo estas circunstancias se “vulnera los derechos humanos, especialmente de las niñas”. Recordó que el último censo del 2011, señala que habría 47.000 menores en situación de criadazgo, “cifra que representa al 2,5% de los niños del país”.

La especialista agregó que “en Paraguay se necesita urgentemente aumentar de manera significativa la inversión social. Con políticas públicas que fortalezcan los servicios de salud y educación”. Estas políticas deben ser sostenibles y las responsables de fortalecer integralmente a las familias campesinas. Dotándoles de tierra y condiciones de arraigo.  
Resaltó que se ha “avanzado a nivel legislativo con la nueva Ley de Trata y en el desarrollo de un sistema de protección a los menores”, pero reconoció que “la brecha para cubrir las necesidades aún es muy grande”. El Estado tiene una de las inversiones sociales más bajas en la región, comentó el caso de Uruguay, donde a pesar de contar sólo “con la mitad de la población que tiene Paraguay, invierte tres veces más en gastos sociales”.

Finalmente insistió que esta práctica ilegal ofrece techo, comida y educación, pero en la práctica la niña “es explotada, porque trabaja larga horas. Y la tarea domestica es su prioridad”, “lo educativo pase a un segundo plano y muchas veces dejan la escuela, no pudiendo romper el círculo de pobreza”. Dentro de esas viviendas se pierde el vínculo familiar y quedan vulnerables porque no saben a quién recurrir. Allí pueden ocurrir todo tipo de abusos. Un dato alarmante revela que “de cada 10 víctimas de trata, 7 fueron criaditas”.