jueves, 19 de enero de 2017

Condiciones extremas serán cada vez más frecuentes: olas de calor, de frío, huracanes y prolongadas sequías

El Lic. Julian Báez de la Dirección de Meteorología explicó que “ya el 2016 se perfilaba como el año más caliente, de la historia hasta ahora registrada”, es más, según la Noaa que es la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, centenaria institución con argumentos científicos asegura que el pasado año fue el más caluroso de los últimos 100 mil años. Así mismo la comunidad científica internacional, “se hace eco de esta situación y atribuye el calentamiento producido al hombre”.

El meteorólogo insistió que este aumento de la temperatura a escala mundial “está producido por nuestras actividades”, citó que el número de habitantes aumentó significativamente y que cada vez más el estilo de vida en la modernidad exige mayor consumo de energía y “esta no es la energía del sol, la energía natural, sino que quemamos combustible para generarla”. Cuantos más habitantes somos en el planeta, aumenta la demanda de alimento, para eso “la alimentación lleva al cultivo y este a su vez a la deforestación”, señaló Báez y continuó con que “la deforestación reduce la capacidad natural del planeta de producir oxigeno y absorber el dióxido de carbono en exceso”.

El problema es el aumento de los gases de efecto invernadero, “se concentra la energía solar en la tierra y producen los extremos hidrometeorologicos”, según los estudios vamos a ver extremos con más frecuencia, olas de calor, de frío, granizadas, mayor frecuencia de huracanes y en contrapartida también prolongadas sequías. Si bien las cumbres mundiales sobre cambio climático han tenido avances políticos “recién en los últimos dos años se empiezan a ver algunos indicios. “La ciencia alertaba de estas consecuencias hace tiempo, es necesario tomar decisiones políticas, como lo hizo Alemania al cambiar toda su matriz energética a la generación de energías renovables, eólicas especialmente”.

Finalmente el especialista climático señaló que “aún estamos a tiempo de encontrar las soluciones tecnológicas avanzadas y buscar ese equilibrio”. Se hace urgente la aplicación de “medidas de mitigación y obligarnos a ser más racionales en el uso de la naturaleza, dándole el tiempo para que esta se recupere”, concluyó.