En una declaración, firmada por Jean-Pierre Delville, obispo de Lieja y referente para Be Pax y Lode Van Hecke, Obispo de Gante y Obispo Referente de Pax Christi Vlaanderen, los obispos belgas piden al gobierno federal que adhiera al Tratado de la ONU sobre la Prohibición de las Armas Nucleares