Junto a toda la Iglesia el Santo Padre vive la Semana de Oración por la unidad de los cristianos, tiempo intenso en que se elevan plegarias especiales al cielo para obtener el don de la comunión entre todos los discípulos de Jesús.