Un llamado a darnos enteros a Dios y a nuestros hermanos es la respuesta que Jesús da a aquel hombre que le pregunta acerca del mandamiento más importante. No podemos ser cristianos a medias tintas. Esa es la exhortación que nos hace este viernes de Cuaresma el padre Samuel Velásquez, sacerdote de la Arquidiócesis de San Juan de Puerto Rico.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos 12, 28b-34

En aquel tiempo, un escriba se acercó a Jesús y le preguntó:

«¿Qué mandamiento es el primero de todos?».

Respondió Jesús:

«El primero es: “Escucha, Israel, el Señor, nuestro Dios, es el único Señor: amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todo tu ser”. El segundo es este: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. No hay mandamiento mayor que estos».

El escriba replicó:

«Muy bien, Maestro, sin duda tienes razón cuando dices que el Señor es uno solo y no hay otro fuera de él; y que amarlo con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todo el ser, y amar al prójimo como a uno mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios».

Jesús, viendo que había respondido sensatamente, le dijo:

«No estás lejos del reino de Dios».

Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas.